La moda está de moda en Chile

La moda en Chile está viviendo un momento importante, el buen vestir se ha convertido en el interés colectivo. El cambio llega de la mano de las nuevas propuestas de jóvenes diseñadores. En está ocasión Francisca Cabello, Style Reporter invitada, nos presenta a cuatro diseñadores chilenos en boga.

PAULO MÉNDEZ

PauloMendez

“Llegué a una peluquería, vi un maniquí con un vestido, pregunté de quién era y me dijeron: de Paulo Méndez, de esto han pasado seis años, y desde ese día dije: quiero que él me vista”, recuerda Francisca García Huidobro, conductora de Chilevisión.

El diseñador Paulo Méndez de 32 años comenzó con su pasión a los cuatro años y de ahí su historia artística continúa. Estudió el diseño desde el colegio y su pasatiempo era leer la vida personal y profesional de cada diseñador: “Pienso que el vestuario refleja lo que ha pasado en el mundo, investigué la historia a través de la ropa. Me da la oportunidad de decir cosas y es mi fin a la hora de diseñar, que también se conjuga con un plano comercial”.

Su apretada agenda comenzó con su primer desfile en Viña D Moda 2009. Su punto de partida para llegar a ser un diseñador reconocido fue cuando Majo Arévalo, creadora de Viste la Calle (revista de moda), en su búsqueda de talentos jóvenes que quisieran proponer su estilo en el mundo de la moda, le preguntó a una mujer cuál era su diseñador favorito, la respuesta fue inmediata: Paulo Méndez.

Pero ¿quién era Paulo Méndez? Majo buscó información sobre él pero no encontró demasiado, así es que lo contactó para que se reunieran. Apenas llegó, le presentó una colección y al mes y medio su colección estaba en el Sheraton Miramar de la Quinta Región.

Paulo se define como un creador contemporáneo, la gusta que la mujer camine por las calles sintiéndose segura de sí misma, que se atreva y que tenga claro que su outfit  es una pieza exclusiva meticulosamente armada.

Sus trabajos se forman a partir de lo que lee (conflictos políticos, holocausto, y cambios sociales) y también de sus experiencias como la colección llamada “Everything Love”. “Reflejaba mi separación amorosa, en la que fusioné lo orgánico y romántico con el sadomasoquismo, porque a pesar de que uno se enamora, siempre termina sufriendo. Es una certeza, pero aún así, tienes la esperanza de volver amar, es por eso que pienso que es un sentimiento sadomasoquista”.

Hoy ha consolidado su marca homónima, la cual le ha dado muchas satisfacciones y reconocimiento tanto nacional como internacional.

 

KARYN COO

KarynCoo

Otra diseñadora que ha estado en boga el último tiempo y que en la actualidad confecciona vestidos de novias es Karyn Coo. A sus 26 años tiene muchas cosas que contar sobre su vida.

Se convirtió hace más de cuatro años en la primera chilena en ganar el programa “Project Runway Latinoamérica”, lo que significó el empuje en su carrera como diseñadora; “La experiencia fue increíble, aún siento que no lo viví en carne propia, pero fue como mi postgrado, me ayudó a meterme en la industria y crear mi marca, aunque también conlleva una mochila súper pesada, porque después de eso la gente espera mucho más de ti”.

El trabajo de esta diseñadora lo define como pasional, es por esto que se da el lujo de elegir a sus clientes. Su sello es su vibra, lo femenino, elegante, pero siempre con un toque de brillo que no cae en lo excesivo y cree que su trabajo debe ser mirado desde cerca porque es muy detallista. Las mujeres que viste deben ser seguras y decididas.

Su inspiración llega sola, no la busca; pero cuando siente que no es el momento de explotarla la guarda como un tesoro. Es una persona impulsiva, no le gusta pensar mucho las cosas, sólo las hace. Toda su vida es así, se casó a los meses de estar en pareja y hace dos años tuvo a su hija Filippa, que le dio la idea de formar su nueva marca: Karyn Coo petit.

Una de las cosas que terminó por consolidar la carrera de esta diseñadora fue vestir a la animadora Carolina de Moras para una de las noches del Festival de Viña del Mar 2014. “La experiencia fue muy intensa porque tuvimos sólo un mes para trabajar, pero ella es una mujer esplendida y muy segura de lo que quiere vestir” comentó Karyn.

RODRIGO VALENZUELA

Rodrigo Valenzuela

Son las 9:30 y se dirige a su taller, confecciona, diseña bocetos y espera su momento de inspiración. Está allí hasta cerca de las cinco de la tarde y luego -sólo a veces- va a la tienda donde tiene sus prendas a la venta, está un rato con los demás diseñadores amigos y atiende a clientas que van en busca de sus nuevas adquisiciones.

“Mi vida nocturna es más bien casera y rara vez voy a locales de música rock”. Es así como se define Rodrigo Valenzuela de 36 años, un diseñador que comenzó desde niño a crear atuendos para sus figuras de acción, y que a pesar de tener clara su afinidad, para su familia siempre fue un tema tabú que un hombre ocupara su tiempo en una máquina de coser.

Lleva inserto en el mundo de las pasarelas desde hace diez años y hace cuatro comenzó a trabajar junto a Rubén Campos. Volvió en el 2013 en solitario para crear su propia marca. Su visión hacia la mujer actual es de aquella vestida por el retail, quienes tienden a recurrir al fast fashion; además que no cualquiera puede caminar por las calles vestida netamente de diseñador, agrega Valenzuela.

Rodrigo apuesta por el lujo, por la sofisticación en sus telas de calidad (cuero, seda, algodón) y traduce sus trabajos como contemporáneos. Son futuristas y tienen guiños barrocos sin ser literales.

Le gusta vestir al tipo de mujer que no quiere pasar desapercibida y lucir sexy. Y ¿por qué apostar por la sofisticación? “Creo que en Chile hay dinero y la gente cada vez más está en  busca de la originalidad y del buen vestir”.

 

SEBASTIÁN DEL REAL

SebastiánDelReal

“Me gusta la ropa porque es más rápida y vertiginosa”. Esta es la percepción del diseñador Sebastián Del Real, quien a sus 35 años, ya es uno de los más reconocidos en el mundo del estilo santiaguino.

Las telas y máquinas de coser fueron siempre más que vistos, y el diseño lo lleva en sus genes porque sus tías y antepasados se dedicaban a este rubro. Un artista que siempre tuvo la fascinación por realizar bocetos, pero que al universo de las pasarelas llegó más adulto, ya que primero estudió Gastronomía.

Define a las mujeres chilenas como conservadoras, creen en el “menos es más”, son sencillas y tienen buen gusto, se atreven pero acorde a su estilo que es más austero. Sebastián sabe que al momento de proponer, hay que jugar dentro de sus ligas y de lo que quieren ver, porque al fin y al cabo, esto es un negocio.

En cada pasarela muestra algo totalmente diferente a lo anterior. Pero sí, su nicho de clientes es específico: viste a la mujer de las cuatro décadas, trabajadoras, independientes e informadas de la moda. Se inspira en ellas por su plasticidad, destaca la cintura, la silueta femenina y busca lograr que se vean y se sientan elegantes.

Todas las épocas del año le acomodan para diseñar y siempre mira el lado positivo de cada una; el invierno le permite trabajar en capas y eso lo hace más desafiante; mientras que en las altas temperaturas puede confeccionar más ropa porque se trabaja con telas delgadas y livianas.

“Pienso que el invierno habla desde adentro y el verano es más extrovertido. Es lo que diferencio cuando quiero enmarcarlo en un papel”, asegura el modisto.

La rutina de este joven creador consiste en llegar a su taller a las 10:00, está todo el día allí hasta las ocho de la noche; luego se va a su casa y no acostumbra ir mucho a los eventos sociales.

 

Por Francisca Cabello

Edición SR

Un momento por favor...

Suscríbete a STYLE REPORT

¿Quieres recibir el notificaciones de nuevos Post? Seré feliz si dejas tu mail y nombre para enviarte un Reporte de Estilo!